Al son del que más paga

1008 views

La publicación LA VANGUARDIA de España, publica hoy un interesante artículo de su corresponsal en La Habana, Fernando García del Río* que por su relación con Miami, publicamos íntegramente. Se titula Al son del que más paga.

fernandogarcia_blog.jpgLa sangría de artistas que huyen en busca de mayores ingresos y mejores condiciones daña la música y la danza cubanas.
Cuba se tiene por toda una potencia mundial en música y danza desde hace decenios. ¿Lo sigue siendo? La precariedad de medios y la fuga de artistas, agravada en las últimas semanas con la marcha de una decena de destacados bailarines y nueve músicos consagrados, representan como poco una amenaza. Así, el líder de la orquesta salsera Van Van, el compositor y guitarrista Juan Formell, confesó hace unos días a la prensa oficial que, a causa de las carencias materiales y las huidas, el son cubano carece de un “relevo serio”.cuba-5.jpg
La merecida fama de Cuba como puntal de los ritmos caribeños, el jazz y la danza clásica puede llevar al espectador no avisado a pensar que la isla es un paraíso de estas dos artes escénicas. Y es verdad que músicos y bailarines cubanos de calidad no faltan, ni fuera ni dentro país. Además, la inmensa mayoría se queda dentro a pesar de las incesantes ofertas que a muchos de ellos les llegan -en especial desde la Florida- en cuanto salen de gira.
cuba-1.jpg Pero la situación material de los artistas es dura en Cuba. Entre bambalinas, en los camerinos o en las salas de ensayo los lamentos son constantes. No es sólo que las retribuciones sean muy modestas pese a los relativos privilegios de los que las elites del mundo escénico disfrutan. Algo tan elemental y teóricamente sencillo como conseguir un instrumento musical puede resultar entre difícil e imposible en La Habana. Hemos comprobado que, por ejemplo, en el mercado libre de la capital antillana no se venden pianos nuevos: ni acústicos, ni electrónicos del tipo Clavinova.
Siete miembros del Ballet Español de Cuba, creado hace veinte años bajo los auspicios de la directora del Ballet Nacional, Alicia Alonso, desertaron el pasado 16 de enero en México para después viajar a Miami. Uno de los bailarines, el joven de 19 años Daryl Pérez, aseguró tras la huida que en la isla no tenían “ni zapatos de baile, ni ropa de ensayos, ni trajes, ni tacones” de flamenco. “Así no es posible trabajar y realizarse como artistas. Mi generación está frustrada”, dijo, y apuntó un motivo mayor: “¿Crees que ganando 250 pesos cubanos al mes (menos de 9 euros) se puede vivir allí?”.cuba-3.jpg
Estas declaraciones, publicadas por el Nuevo Herald de Miami aparecieron significativamente sazonadas con otras parecidas a cargo del fundador del Cuban Classical Ballet de la misma ciudad, Pedro Pablo Peña: el mismo que un mes antes se había jactado de haber fichado a tres figuras recién escapadas del Ballet Nacional de Cuba durante una exitosa gira por Canadá. Se diría que la agrupación de Miami vive en gran parte de sus ofertas a los pupilos de Alicia Alonso.
También en diciembre, seis de los siete componentes de Los Tres de La Habana y tres del grupo Los Galanes se fueron con la música a otra parte: en concreto, a Estados Unidos y Brasil. Como casi todos los artistas, humoristas o atletas que desembarcan en Miami procedentes de Cuba, los prófugos de Los Tres de La Habana se quejaron, nada más llegar, de las complicadas condiciones de trabajo en Cuba… Y reconocieron el “interés” mostrado por algunos promotores norteamericanos para alimentar sus sueños.
Sea por las pobres dotaciones con que tienen que pechar en la isla, por las golosas propuestas que con sospechosa frecuencia les lanzan desde EE.UU. o, como seguramente será en gran parte de los casos, por una combinación de ambos factores, la situación empieza a preocupar a los artistas cubanos más comprometidos con lo que hacen.cuba-4.jpg

El director de los adorados Van van no se anduvo por las ramas en una reciente entrevista con Juventud Rebelde: “No se está viendo un relevo serio en la música popular cubana que asegure su futuro. Unos emigran; otros se pasan tiempo actuando fuera de Cuba y pierden el vínculo con su público. Funciona la ley de oferta y demanda. O no me quieres pagar y no me muevo, o acepto tus condiciones. Me han hablado de músicos que trabajan por la merienda. Estamos en una situación bastante crítica”, afirmó Juan Formell. El veterano compositor de 65 años precisó que “la música cubana es una de las cosas a las que más daño ha hecho el bloqueo” norteamericano.
Visto así, la conclusión es clara: el arte cubano es víctima de una guerra. De la sorda guerra que Washington y La Habana libran desde hace ya medio siglo.
* Perfil: Fernando García del Río (Santander, 1962) ocupa la corresponsalía de LA VANGUARDIA en La Habana desde mayo de 2007. Durante los años anteriores fue corresponsal en Bruselas desde setiembre de 2002 y cubrió la información de tribunales y política judicial en Madrid. siguiendo los casos Filesa, Liaño, Roldán, GAL, Lasa-Zabala, ETA-KAS-Ekin, KIO, Banesto, BBV y todos los procesos relevantes en el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional.
Su relación con LA VANGUARDIA empezó en Santander en 1987 y de 1991 a 1997 ejerció como corresponsal para la zona Norte. Con anterioridad, trabajó durante seis años en el diario “Alerta” de Santander. Estudió Ciencias de la Información en la Universidad Autónoma de Barcelona.
fernando@lavanguardia.es

1 Comment
  1. Chiara

    noviembre 25, 2010 at 10:21 am

    Excelente tu posteo, te felicito! No me gustaría incomodar en lo que te voy a molestar, quisiera aprender como hacer una compra en mercado libre. Cuáles tendrían que ser la manera a seguir para poderlo hacer? no seee!!! Desde ya agradecida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *