Golpe de efecto en el acercamiento cultural entre Cuba y USA

723 views

Tomado de Americaeconomica.com

Exterior d ela oficina de intereses de USA en La Habana
Exterior d ela oficina de intereses de USA en La Habana

Madrid, sábado 03 de octubre de 2009.  La Sección de Intereses de EEUU en Cuba (SINA) ha dado un nuevo golpe de efecto en el acercamiento entre los dos países. La Oficina que hasta hace poco debía lidiar con la columna de banderas que impedían ver a los ciudadanos sus carteles informativos ha decidido esta semana convocar a su reunión anual al elenco de artistas cubanos que acompañaron a Juanes en su Concierto por la Paz, una reunión a la que, por primera vez en diez años, no han sido invitados disidentes. El movimiento deja una vez más en evidencia el hecho de que la reconciliación cultural ha tomado ya la delantera al diálogo político.

La mayoría de los asistentes a este evento este año eran personas que viven en Cuba y están ligadas de alguna forma al Gobierno de Raúl Castro. Ninguno de ellos, añade, venía a una de estas recepciones desde hace una década, cuando las relaciones entre Cuba y EEUU se tensaron tras la llegada de George W. Bush a la Casa Blanca.

El hecho de que en esta ocasión no se haya invitado a los disidentes cubanos podría considerarse, según la BBC, “el inicio del deshielo” en las relaciones entre Washington y La Habana. Además, se invitó a la prensa extranjera en la isla a sabiendas de que al día siguiente el hecho sería noticia en todo el mundo.

El intercambio cultural puede convertirse en el puente perfecto para el descongelamiento de las relaciones. Y el concierto de Juanes ha tenido mucho que ver en esto. El cantante colombiano también ha expresado su deseo ante la prensa local de que el futuro de los artistas de la Isla pase por la posibilidad de actuar en Miami y otros lugares de EEUU.

El cantante cubano Amaury Perez con Juanes
El cantante cubano Amaury Perez con Juanes

Del mismo modo, intérpretes cubanos residentes en Miami, como Willy Chirino y Gloria Estefan, podrían volver a actuar en la Isla. En ese sentido, todos los artistas que participaron en el macroconcierto del pasado 20 de septiembre saludó “con alegría” que Washington concediera la pasada semana un visado al cantautor cubano Pablo Milanés y a la directora de orquesta Zenaida Romeu para actuar en el país. Un hecho histórico ya que sería la primera vez desde 2003 que ocurre, en lo que parece el paso definitivo hacia la excepción cultural del embargo.

Milanés actuará previsiblemente en Puerto Rico el próximo mes de octubre, para luego desplazarse a un estado del país presidido por Barack Obama. Romeu, directora de la legendaria orquesta cubana la Camereta, actuará en Dakota del Norte a mediados de noviembre, dirigiendo la Orquesta Sinfónica Fargo-Moorhead.

Milanés, Romeu y Juanes son los últimos exponentes del cambio que viven las relaciones culturales entre ambos países. Pero no los únicos. Y es que los ejecutivos de la industria musical latina ya han encontrado todo un filón en la Isla, para, al menos, dar mayor publicidad a sus productos.

A primeros de agosto, la rapera neoyorquina Lumidee grabó un vídeo en La Habana, otro hecho bastante insólito en los más de cuatro decenios que dura el embargo contra la Isla.

La cantante Nelly Furtado también acaba de grabar un disco en castellano. Algo que no sorprende entre los expertos teniendo en cuenta que, hoy por hoy y con las descargas digitales a la orden del día, los hispanos de EEUU son el gran mercado de estos artistas que aspiran a seguir viviendo de las ventas de sus discos.

El cantaauto cubano Silvio
El cantaauto cubano Silvio

Por encima de estos pasos, el macroconcierto del pasado 20 de septiembre se ha convertido en el sueño de los ejecutivos latinos de las cuatro grandes discográficas mundiales. Juanes, Miguel Bosé y Silvio Rodríguez, tres superestrellas con un poder de convocatoria más que contrastado, actuando en la Plaza de la Revolución de La Habana ante medio millón de personas.

Un enorme ‘spot’ publicitario que quizá suponga el inicio de una edad de oro para la industria de la música en castellano y el negocio cultural cubano. Pero ahora no bastaría con vender una cantidad considerable de cd´s de la actuación. Hay que contar también con las otras líneas de negocio: el ‘merchandising’, las giras, y, por supuesto, los derechos de autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *