La televisión sin brillo.

606 views

A la televisión  de Miami le falta brillo.

Por San Bledo

La ciudad de Miami emerge de las aguas
La ciudad de Miami emerge de las aguas

La ciudad de Miami brilla por su sol y por el reflejo de sus azules imprimiendo al casi siempre verde paisaje un tono cálido contradiciendo los esquemas de la sicología del color, mas por lo que menos destaca es por la presencia de un arte televisivo que transcienda el intelecto y satisfaga estéticamente.

Miami  no es una gran urbe de asentadas tradiciones o arraigo cultural definido o distintivo, más  bien es un conglomerado de edificios, alegres y abiertos al visitante, la mayoría de las veces opacado por una pobre arquitectura reflejo de una esquemática y estandarizada herencia monocorde y aburrida.

Tales muros albergan a una compleja y variopinta comunidad desenraizada de sus  antecedentes y amurallada tras inamovibles trincheras políticas que en nada benefician el florecimiento cultural, todo lo contrario, entrona una dinosáurica manera de tamizar la creación artística desde una visión dogmatica del acontecer social para desembocar en lo que paradójicamente  la identifica como cultura.

Despojos de lo que fue un momento importante de su arquitectura
Despojos de lo que fue un momento importante de su arquitectura

Una pobre ciudad, quizá la más destacada presencia del tercer mundo dentro del primero, es incapaz de generar  una cultura televisiva por encima de los estándares que tienen en la mediocridad el tope de sus aspiraciones. Y no es que falte talento  sino que abunda el desinterés empresarial en un escenario huérfano de patrocinio gubernamental.

La imagen turística de Miami como destino de lindas playas, rascacielos multicolores y la eterna sonrisa de sus mujeres deslumbrantes, atrae desde luego a muchos artistas del mundo.  Sin embargo, a la meca del arte moderno muy pronto se le  corre el velo para dejar al desnudo una realidad  que tiene su base en un mercantilismo barato cuyo reflejo en el arte de la llamada pequeña pantalla es la mediocridad como puerta de escape.

El crisol del amplio abanico expresivo de una población de  alto porcentaje de inmigrantes  tiene poca o nula presencia en los medios, a menos que este sirva de base de apoyo a intereses políticos permanentes u ocasionales, dando como resultado un diseño de programación complaciente con ciertas escalas de valores donde las aristas brillan por su ausencia y las complacencias con lo  que se quiere ver y oír se agiganta frente las realidades,  e impiden que el  talento local, o de procedencia externa,  florezca en un clima que la intolerancia riega con tentáculos oportunistas.

infortunado barrio de las afueras donde viven muchos inmigrantes
infortunado barrio de las afueras donde viven muchos inmigrantes

Conozco personalmente a muchísimos artistas, de reconocido prestigio internacional, que sobreviven en Miami ofreciendo sus obras en restaurantes para un público que no tiene mejores y apropiados espacios para apreciarlos sin el aroma del cerdo asado, la yuca con mojo,  el mojito y la cerveza. No es que falte el espectador  ansioso de encontrarse con formas y medios expresivos que satisfagan sus intereses, que lo adentren en el universo de las sensaciones y la emociones, las razones y las sustancias que hacen vibrar las fibras sensibles, independientemente de los orígenes, las lenguas y las costumbres, la optica de las ideas sociales y religiosas, sino la ausencia de una visión de fundadores, proyectándose hacia del futuro de una sociedad de individuos llegados para quedarse y que están tocando a las puertas de su anulación como entes procedentes de zonas de ricas culturas absorbidos  y desenraizados por la insulsa manera de ver el arte a través  del verde prisma de una moneda.

Bajo este prisma, la semana entrante, y si me lo permite la gerencia de este sitio, me referiré a la programación de los canales de televisión de Miami, sus contenidos y los valores de generan con sus propuestas.

San Bledo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *