No soy de los que recomienda libros, pero recomiendo Soy

647 views
Por Raúl Acosta 
Especial para ArtistasMiami

Acabo de leer Soy,  escrita por Roberto Marrero y publicada por Ediciones Al Ruedo, Miami, Florida, Estados Unidos 2014.

El autor narra en primera persona los recuerdos de su niñez y juventud en su ciudad natal, La Habana, en las primeras décadas de la segunda mitad del siglo pasado. La obra es un relato pormenorizado de sus experiencias personales, contadas muchos años después con una envidiable memoria, quizá teñida por la nostalgia y la experiencia de haber vivido.Soy

Soy, de Roberto Marrero, no es un libro de pretensiones históricas, sino más bien su homenaje a una generación de hombres y mujeres que nacieron, crecieron y se formaron junto a él, tuvieron experiencias comunes, sufrieron las dolorosas heridas que siempre traen aparejadas las revoluciones, las consecuencias del embargo estadounidense y la suerte de haber sido protagonistas de una de las décadas más intensas que marcaron al hombre moderno: los prodigiosos 60s.

Cuando The Beatles domeñaban el sonido musical para enseñarnos que existía otra manera de contar una historia, cuando los estudiantes franceses se adueñaban de las primeras planas de los periódicos y el hombre ponía su primer pie en la luna, La Habana de Marrero parecía mirar el espectáculo desde lejos y sumirse en la idea romántica de hacer un mundo igual para todos anulando las diferencias y a los diferentes.

Con esa mirada hacia adentro, como el fotógrafo que repasa un viejo álbum, el autor nos lleva por los vericuetos de una memoria colectiva que no por ello deja de pertenecerle. Vemos así al niño deslumbrado por el encuentro con el aula de  primaria, y por ende su visión del sistema educativo apuntado con nombres, calles, vecinos y amigos, muchos de los cuales le acompañarían a lo largo de su vida.  En Soy, Roberto Marrero hace gala de sus habilidades para contar historias, esta vez sacando al protagonista que siempre ha sido cuando se ha propuesto una meta. Desde la conquista de su Olguita siendo aún muy joven hasta los proyectos más ambiciosos su vocación no le traiciona y le permite traernos a un primer plano a hombres y mujeres de carne y hueso,  que formaron ese universo maravilloso a veces, difícil y esperanzador en otras, que aún vive en su corazón como si el tiempo no hiciera su oficio.

Quienes vivieron esos años en La Habana, no importa en qué esquina del mundo estén, y más específicamente los del preuniversitario de La Víbora, de La Universidad, los bailadores de casino, los asiduos del Ferretero, de las movilizaciones y los amantes de todo lo extraordinario de la experiencia vital de esos años difíciles e inolvidables, seguramente van quedar sorprendidos cuando encuentren en este libro, sus nombres tal vez, direcciones de los lugares que frecuentaban, la descripción de cómo se vestían, cómo y quiénes se enamoraron y todas las vicisitudes que sin lugar a dudas, les harán volver a vivir su pasado, tan presente en esta entrega que nos regala Roberto Francisco Marrero, el hombre que no se rinde.

Los interesados en esta obra pueden ver los detalles en www.robertomarrero.org

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *