Quizás no están buscando galerías pero

419 views

Omaira Hernández publicó en un blog algo que Artistasmiami.com ha querido reproducir por la importancia que tiene para esta comunidad. La honda motivación humana que Omaida ha plasmado en esta breve nota, para nosotros tiene un extraordinario valor porque vincula una realidad sociocultural  a un entorno intelectual que aveces nos borra la perspectiva de que sin esa realidad, el arte y la cultura no tienen sentido. “Lamentémonos no de que nos falta el gran arte, sino la sociedad de la que ha de ser reflejo”. JM

Por Omaira Hernández

Pienso en los millones de seres humanos que llegan a Miami sólo buscando una manera decente de vivir. Quizás no están buscando galerías, teatros, museos o bibliotecas de Babel, sino que sólo aspiran a no hacer una fila de tres cuadras para comprarse una libra de carne, o no quieren olvidar el sabor de los quesos y el jamón, o no quieren perder la vida en el intento de vivirla. Quizás sólo quieren la oportunidad de trabajar como seres humanos dignos para que su familia tenga opciones. No se trata de que Miami sea o no el centro mundial del arte y de la cultura, sino se trata de que ahora, en estos momentos críticos para muchas sociedades latinoamericanas y caribeñas. Nuestra Miami es una opción de vida. Si señores, de la vida cotidiana, ese algo sólido y necesario que es el diario vivir. Miami, que aunque al principio nos asusta, terminamos por entenderla y aprendemos a vivirla. Cada cual a su modo, pero que para todos se convierte en el espacio del nuevo hogar. Es el espacio que nos permite trabajar (y que no me vengan con el cuento de que aquí no hay trabajo); una Miami que brinda las posibilidades del pan, el jamón, los jugos, el papel toilette, la leche, el carro, el vecino, los suegros, el vino, la tequila, la cerveza… ¡En fin! Esa extraordinaria sensación de mercado que todos asociamos a nuestras querencias. Son miles los que llegan, quizás no los veremos compartiendo este nuestro blog… pero estoy segura de que están viviendo… estarán enviando a sus hijos a la escuela, lavando su ropa, ordenando sus casas, haciendo la cena, mirando televisión, regando el jardín, soñando posibilidades… nada que un intelectual (de esos intelectuales liberales pero aburguesados que tenemos de sobra) pudiera llamar heroico… pero amigos… ¡estamos viviendo! Y eso queridos blogueros, en muchas partes del mundo, es un privilegio que sólo pocos llegan a tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *